10 palabras no aptas para arquitectos

on enero 9, 2019

Siempre nos ha hecho gracia la diferencia entre el vocabulario que empleamos los arquitectos y el que usan nuestros clientes o el personal que trabaja en obra. Las diferencias, a veces, son abismales. Además, como los arquitectos tendemos a no bajarnos de nuestro “pedestal” y muchas veces no nos adaptamos al lenguaje de la persona con la que hablamos, la comunicación es, a menudo, poco fluida. Para arrojar un poco de luz sobre este tema, compartimos con vosotros 10 palabras y expresiones a modo de ejemplo.

Plinto vs rodapié

Mucha gente llama plinto a la pieza, cerámica, pétrea o de madera, que, colocada en la base de los tabiques, los protege de golpes o roces. Para nosotros los arquitectos es el famoso rodapié. La palabra plinto viene del latín  plinthus y a su vez del griego πλίνθος = ladrillo y es un elemento en forma de paralelepípedo dispuesto bajo la basa de una columna o pilastra. Seguramente su origen tenga que ver con la piedra que se colocaba bajo una columna o un pie derecho de madera.

Techo o tejado vs cubierta

Ay, qué tirria nos da cuando alguien dice “el techo de la casa” refiriéndose a la parte de la construcción que cubre un edificio y lo protege de los elementos. Para nosotros es la cubierta, que puede ser plana o inclinada, principalmente. Si lleva tejas, es tejado.

Columna vs pilar

Aquí el grado de confusión es importante. Tanto la columna como el pilar son soportes verticales que forman parte de la estructura de un edificio (el esqueleto, resumidamente), pero con una gran diferencia: la columna es de sección circular y el pilar cuadrado o rectangular. Es de las cosas que más le pueden chirriar a un arquitecto, que le den columna por pilar, como gato por liebre. Además, ¿alguien construye con columnas hoy en día?

Cristal vs vidrio

Quiero una ventana de doble cristal, voy a limpiar los cristales, cuidado con el cristal de la ventana… son frases de uso común. Sin embargo, suponemos que para vuestra sorpresa, la realidad es que las ventanas de vuestras casas no son de cristal, sino de vidrio. El cristal es, según el diccionario de la RAE, un “sólido cuyos átomos y moléculas están regular y repetidamente distribuidos en el espacio“. Por el contrario, el vidrio es un “material duro, frágil y transparente o traslúcido, sin estructura cristalina, obtenido por la fusión de arena silícea con potasa y moldeable a altas temperaturas“. La diferencia principal estriba en que el cristal tiene en su composición óxido de plomo, que es lo que le da el brillo a las copas, vasos o bombillas hechos de este material. Este ingrediente hace que su temperatura de fusión sea superior a la del vidrio, lo que imposibilita su reciclaje conjunto, así que no depositéis cristal en los contenedores de vidrio (los verdes), porque le estáis complicando la vida a la empresa de reciclaje. Además, si pusierais ventanas de cristal, la casa os saldría por un ojo de la cara, ya que es mucho más caro que el vidrio.

Hierros vs acero corrugado

Lo que nosotros llamamos la “armadura” para mucha gente son los “hierros“. Mi padre los llamaba “gavillas“. Resumidamente, el hormigón armado se compone de cemento, arena, grava, agua y unas varillas de acero corrugado que le dan resistencia a la flexión. El acero corrugado no es más que una clase de acero laminado que, en forma de barras, presenta unos resaltos o corrugas que mejoran la adherencia con el hormigón.

Azotea vs cubierta plana

La azotea (zotea, para alguna gente de estos lares sureños), cubrición plana de muchos edificios, sobre todo desde la invención de la lámina impermeabilizante, lugar usado como tendedero, secadero o habitación en las largas noches de verano, es para los arquitectos la ya nombrada cubierta plana u horizontal. Palabra prohibida y proscrita en las escuelas de arquitectura.

Cemento vs mortero

Comunmente se suele decir que algo está hecho de cemento: un suelo, un muro… Esta afirmación es incorrecta por incompleta. Se suele asimilar el cemento, que es una parte, al todo, que es lo que nosotros llamamos mortero, material que se usa para unir distintos elementos constructivos (ladrillos, piedra, baldosas) o para revestir paredes y techos. La composición del mortero incluye, además del cemento, arena y agua. El cemento puede ser sustituido por cal. Por aquí por el sur también se le suele llamar mezcla.

Cielo raso vs falso techo

El llamado comunmente “cielo raso” es un elemento constructivo que se coloca bajo un forjado como elemento de cubrición que deja una cámara en la que se alojan instalaciones. Si se lo dices aun arquitecto, seguramente te ponga mala cara. Nos gusta más “falso techo“.

Bovadilla vs bovedilla

Las bovedillas son las piezas, cerámicas, de hormigón o de poliestireno que se colocan entre las viguetas para formar los forjados que conforman las plantas de los edificios (los suelos que pisamos o los techos que nos cubren). Hay gente que las llama bovadillas. Para mí, Bobadilla era la estación donde tenía que cambiar de tren cuando iba de campamento por Andalucía.

“Eso es imposible”

Típica frase de muchos constructores y albañiles cuando quieren decir “no lo he hecho en mi vida y no tengo ni idea ni de lo que es, ni de para qué sirve, ni de cómo se hace”. Se sale un poco de la lista, pero nos hacía gracia meterla.

 

0 comments
Post a comment