Edificios conmemorativos romanos

Unificación de Italia

El Monumento Nacional a Víctor Manuel II (italiano: Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II), también conocido como Vittoriano o Altare della Patria (“Altar de la Patria”), es un gran monumento nacional construido entre 1885 y 1935 en honor a Víctor Manuel II, el primer rey de la Italia unificada, en Roma, Italia[2]. El monumento fue realizado por Giuseppe Sacconi.

Desde el punto de vista arquitectónico, fue concebido como un foro moderno, un ágora en tres niveles conectados por escaleras y dominado por un pórtico caracterizado por una columnata. El complejo proceso de unidad nacional y liberación de la dominación extranjera llevado a cabo por el rey Víctor Manuel II de Saboya, a quien está dedicado el monumento, tiene un gran valor simbólico y representativo, al estar centrado arquitectónica y artísticamente en la unificación italiana, por lo que el Vittoriano está considerado uno de los símbolos nacionales de Italia.

También conserva el Altar de la Patria, primero altar de la diosa Roma y luego también santuario del Soldado Desconocido italiano, adoptando así la función de templo laico consagrado a Italia. Debido a su gran valor representativo, todo el Vittoriano suele llamarse Altare della Patria, aunque éste sólo constituye una parte del monumento.

Arquitectura romana

Un recorrido por los monumentos más destacados de Washington deja claro que la ciudad estadounidense fue el producto de un esfuerzo deliberado y concertado por emular la capital del imperio romano. ¿Por qué una nueva nación que acababa de deshacerse del Imperio Británico para establecer una república iba a modelar su capital a partir de un imperio europeo ya desaparecido?

  Imagenes de edificios romanos

La respuesta a esta pregunta es uno de los relatos más fascinantes de la historia de Estados Unidos. También es contemporánea debido a una controvertida orden ejecutiva firmada por el ex presidente Donald Trump para exigir la perpetuación del estilo clásico en los futuros edificios federales de Washington y en los juzgados federales de todo el país. El futuro de la orden es desconocido bajo la administración actual, pero ilumina la continua influencia de la arquitectura clásica romana en los edificios y monumentos públicos estadounidenses.

Esa influencia comenzó décadas antes de la Revolución Americana en Europa, cuando el movimiento neoclásico cobró fuerza como reacción a la vanidad ornamental, la extravagancia y la autocracia de la corte del rey francés Luis XIV. Los estadounidenses no eran los únicos que se oponían a los reyes autocráticos que vivían en un esplendoroso espectáculo a costa del trabajo de sus súbditos. Los vientos de la reforma política soplaban en Europa y en Asia, a medida que los países en crecimiento y modernización reconsideraban las bases sobre las que querían ser gobernados. El Siglo de las Luces puso el acento en la naturaleza y la sencillez, que eran las antítesis de las elaboradas cortes reales, y la Revolución Industrial hizo hincapié en la eficacia, la invención y la ciencia por encima de la jerarquía.

  Nombres de edificios romanos

Nombres de edificios romanos

Esta lista de monumentos del Foro Romano (Forum Romanum) incluye los edificios existentes y antiguos, los monumentos conmemorativos y otras estructuras construidas en la famosa plaza pública romana durante sus 1.400 años de uso activo (siglo VIII a.C.-600 d.C.). Se divide en tres categorías: las estructuras antiguas que pueden verse hoy en día como ruinas o reconstrucciones, las estructuras antiguas que han desaparecido o existen sólo como fragmentos, y las iglesias de la época posterior, cristiana.

Muchos de los monumentos del Foro fueron construidos originalmente en los periodos del Reino (753 a.C.-509 a.C.) y de la República (509 a.C.-27 a.C.), aunque la mayoría fueron destruidos y reconstruidos varias veces. Las ruinas existentes datan, en general, de la época imperial (27 a.C.-476 d.C.).

Edificios famosos de Roma

Hoy en día existen varios monumentos que datan de una época temprana de Constantinopla. Pertenecen a una práctica heredada de la ciudad de Roma. Mediante la instalación de columnas honoríficas, arcos de triunfo y obeliscos, emperadores como Constantino y Teodosio enfatizaron la Romanitas (romanidad) de la nueva capital. También formaba parte de un intento más amplio de rivalizar con la ciudad de Roma.

Aunque Constantinopla nunca llegaría a igualar el número, el tamaño y el esplendor de los monumentos honoríficos de Roma, hoy en día hay varios ejemplos notables de monumentos similares en Estambul. Los más destacados son la Columna de Constantino y el Obelisco de Teodosio, que son más conocidos debido en parte a que se encuentran en zonas turísticas populares de la ciudad. Además, la Columna de Marciano, la Columna de los Godos y el Obelisco de la Masonería siguen en pie, mientras que restos de la Columna de la Serpiente, el Arco de Teodosio, la Columna de Teodosio, la Columna de Arcadio y el Milion también pueden verse in situ. La Columna de Justiniano, hoy perdida, era una de las muchas columnas honoríficas situadas en el Augustaion, que también incluía una columna erigida en honor de Helena. Los restos de los monumentos honoríficos también se encuentran en los Museos Arqueológicos de Estambul, así como en los jardines de Santa Sofía y el Palacio de Topkapı.Monumentos antiguos de Constantinopla (Anónimo por c.1809)Columnas y monumentos

  Que tipos de edificios construyeron los romanos
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad