Edificios inteligentes caracteristicas

Ejemplos de edificios inteligentes

A menudo descritos como edificios inteligentes, los edificios del futuro son estructuras que utilizan procesos integrados, ingeniería inteligente o diseño creativo para autorregular el entorno y las operaciones del edificio.

Un enfoque del diseño centrado en el ser humano es la base de los edificios del futuro. Desde el momento en que las personas entran hasta el momento en que salen, un edificio del futuro tendrá la capacidad de determinar el porcentaje de la fuerza de trabajo que se encuentra en el interior del edificio en un momento dado y ajustar automáticamente la configuración de sus instalaciones de acuerdo con sus comentarios y necesidades: desde las conexiones WiFi, la iluminación, la electricidad, la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado, los edificios del futuro sitúan a las personas en el centro.

Aunque a menudo se les califica de inteligentes, los edificios del futuro no se limitan a utilizar tecnología integrada para crear entornos reactivos, sino que tienen que ver con las personas y con el modo en que éstas utilizarán estas estructuras ahora y en el futuro.

¿Cuál es el objetivo del edificio inteligente?

En otros términos, algunos investigadores definen el edificio inteligente como un “esfuerzo multidisciplinar para integrar y optimizar las estructuras, los sistemas, los servicios y la gestión del edificio con el fin de crear un entorno productivo, rentable y medioambientalmente aprobado para sus ocupantes”.

  Los edificios inteligentes

¿Qué se entiende por edificio inteligente?

un edificio inteligente es una arquitectura dinámica y con capacidad de respuesta que proporciona a cada ocupante unas condiciones productivas, rentables y aprobadas desde el punto de vista medioambiental mediante una interacción continua entre sus elementos básicos: lugares (tejido; estructura; instalaciones); procesos (automatización; control; sistemas); personas ( …

Edificios inteligentes

A medida que la tecnología avanza, nuestro entorno físico se vuelve más complejo. Cualquier habitación puede albergar múltiples dispositivos inteligentes conectados, muchos de los cuales están integrados directamente en los propios edificios. Por desgracia, la complejidad no siempre es beneficiosa: una instalación comercial estándar desperdicia el 30% de su energía en procesos ineficientes. Por eso los ingenieros utilizan diseños de edificios inteligentes para sacar el máximo partido a los espacios físicos de forma innovadora y sostenible.

Los edificios inteligentes son instalaciones que aprovechan complejos sistemas automatizados para maximizar la eficiencia operativa y el bienestar de los ocupantes. Históricamente, el término se refería a menudo a las estructuras construidas para la sostenibilidad en lugar de a la tecnología inteligente. Hoy en día, la definición incluye la simplificación del mantenimiento, la mejora de la experiencia de los inquilinos, el aumento de la productividad y mucho más. Afortunadamente, no tenemos que elegir entre edificios ecológicos y edificios inteligentes: pueden ser uno y el mismo.

El diseño de edificios inteligentes integra dispositivos conectados al IoT, computación en la nube, realidad aumentada y otros sistemas en una plataforma que automatiza los procesos cotidianos. Si un edificio inteligente sabe que alguien suele entrar en una habitación a las 11:00, puede ajustar los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado para garantizar que la temperatura esté en un nivel confortable. Luego, si la persona no llega a las 11:00, puede ajustar la climatización para ahorrar energía.

  Los edificios inteligentes

Edificio inteligente pdf

El término Smart está cada vez más presente entre nosotros: smartwatch, smart TV, Smartphone… siendo utilizado para definir productos inteligentes que son el resultado de la evolución de las nuevas tecnologías aplicadas a la vida cotidiana. Y si lo utilizamos en productos, ¿cómo no aplicarlo a los edificios tecnológicamente avanzados?

Los Smart Buildings, también conocidos como edificios inteligentes, vuelven a poner la tecnología al servicio de las personas para crear entornos más cómodos, seguros y productivos. Este concepto se puede adaptar a edificios residenciales, comerciales e industriales.

Gracias a la capacidad que adquieren los dispositivos IoT para recoger, procesar y analizar datos de diferentes elementos y áreas, es posible obtener un control automatizado del funcionamiento en tiempo real de un edificio. Además, es posible aumentar la eficiencia energética, la usabilidad, la seguridad y la accesibilidad de estos espacios arquitectónicos.

Un edificio inteligente podría considerarse sinónimo de sostenibilidad. Esto forma parte, y a su vez complementa, el concepto de ciudad inteligente. Ambos buscan lograr un control centralizado que reduzca el impacto ambiental y mejore la calidad de vida de los ciudadanos.

Edificio inteligente wikipedia

El rápido crecimiento y desarrollo de la tecnología avanzada ha sido muy beneficioso para el entorno construido. Los avances en la tecnología de los sistemas de los edificios han conducido al desarrollo generalizado de los edificios inteligentes. Un edificio inteligente es aquel que utiliza la tecnología para automatizar el funcionamiento de los sistemas del edificio con el fin de mejorar la seguridad, la eficiencia y la comodidad de los ocupantes. Los edificios inteligentes utilizan la tecnología para supervisar los sistemas de las instalaciones y realizar los ajustes necesarios. El objetivo de un edificio inteligente es utilizar ordenadores y software para controlar la iluminación, los sistemas de alarma, la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado, y otros sistemas a través de una única interfaz informática.

  Los edificios inteligentes

Los sistemas modernos de las instalaciones utilizan sensores y dispositivos de control que están conectados a un sistema de control central. Estos sensores y dispositivos de control están instalados por toda la instalación. En el pasado, cada sistema individual tenía su propio conjunto de cables que le permitían comunicarse con el sistema de control central. Este sigue siendo el caso en muchas instalaciones, pero los edificios más nuevos están implementando redes convergentes que actúan como una única columna vertebral de comunicaciones para múltiples sistemas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad