Para que sirven los edificios inteligentes

Componentes de un edificio inteligente

El término Smart está cada vez más presente entre nosotros: smartwatch, smart TV, Smartphone… utilizándose para definir productos inteligentes que son el resultado de la evolución de las nuevas tecnologías aplicadas a la vida cotidiana. Y si lo utilizamos en productos, ¿cómo no aplicarlo a edificios tecnológicamente avanzados?

Los Smart Buildings, también conocidos como edificios inteligentes, vuelven a poner la tecnología al servicio de las personas para crear entornos más confortables, seguros y productivos. Este concepto puede adaptarse a edificios residenciales, comerciales e industriales.

Gracias a la capacidad que adquieren los dispositivos IoT para recoger, procesar y analizar datos de diferentes elementos y áreas, es posible obtener un control automatizado del funcionamiento en tiempo real de un edificio. Además, es posible aumentar la eficiencia energética, la usabilidad, la seguridad y la accesibilidad de estos espacios arquitectónicos.

Un edificio inteligente podría considerarse sinónimo de sostenibilidad. Forma parte, y a su vez complementa, el concepto de ciudad inteligente. Ambos buscan conseguir un control centralizado que reduzca el impacto ambiental y mejore la calidad de vida de los ciudadanos.

Sistema inteligente de gestión de edificios pdf

Los edificios inteligentes integran la tecnología y el Internet de las cosas para ofrecer soluciones a los viejos problemas del gasto excesivo y la ineficacia en la construcción y el uso de edificios. En un edificio inteligente todos los sistemas están conectados, desde el aire acondicionado hasta la seguridad y la iluminación.

  Edificios inteligentes pamplona

Con el uso de sensores, como contadores de ocupación y de personas, se pueden recopilar datos procesables sobre el uso real de los edificios para mejorar su rendimiento. Estas son cinco de las principales ventajas de los edificios inteligentes:

Las cifras varían en función de los sistemas y los edificios, pero se podría reducir el consumo de energía de un edificio entre un 5% y un 35% con el uso de tecnología inteligente. Esto se traduce en un importante ahorro económico, así como en un enfoque mucho más eficiente y eficaz para cumplir los objetivos ecológicos.

Los sensores discretos proporcionan datos anónimos sobre cómo se utiliza el edificio. Esto permite a los sistemas inteligentes realizar ajustes sobre dónde se necesita calor y luz, por ejemplo, y sobre el uso de infraestructuras como el aire acondicionado.

Instituto del Edificio Inteligente

El Intelligent Building Institute de Estados Unidos define un edificio inteligente como aquel que proporciona un entorno productivo y rentable mediante la optimización de sus cuatro elementos básicos, a saber: (1) estructuras, (2) sistemas, (3) servicios y gestión, y (4) las interrelaciones entre ellos. El Grupo Europeo de Edificios Inteligentes, con sede en el Reino Unido, define un edificio inteligente como aquel que crea el entorno que maximiza la eficacia de sus ocupantes, al tiempo que permite una gestión eficiente de los recursos con unos costes mínimos de hardware e instalaciones durante toda su vida útil.

  Los edificios inteligentes

El concepto de edificio inteligente consiste en desarrollar sistemas de automatización y gestión de edificios (BAS/BMS) para que el personal de gestión de edificios pueda acceder a cualquier sistema del edificio a través del BAS/BMS para cumplir los objetivos de supervisión, control en tiempo real y mantenimiento basado en el estado dentro de la sala de turnos.

Ejemplos de edificios inteligentes

A medida que avanza la tecnología, nuestro entorno físico se vuelve más complejo. Cualquier habitación puede albergar múltiples dispositivos inteligentes conectados, muchos de ellos integrados directamente en los propios edificios. Por desgracia, la complejidad no siempre es beneficiosa: una instalación comercial estándar desperdicia el 30% de su energía en procesos ineficientes. Por eso los ingenieros utilizan diseños de edificios inteligentes para sacar el máximo partido de los espacios físicos de forma innovadora y sostenible.

  Edificios inteligentes caracteristicas

Los edificios inteligentes son instalaciones que aprovechan complejos sistemas automatizados para maximizar la eficiencia operativa y el bienestar de sus ocupantes. Históricamente, el término solía referirse a estructuras construidas para la sostenibilidad en lugar de a tecnología inteligente. Hoy en día, la definición incluye mantenimiento simplificado, experiencias mejoradas para los inquilinos, aumento de la productividad y mucho más. Afortunadamente, no tenemos que elegir entre edificios ecológicos y edificios inteligentes: pueden ser una misma cosa.

El diseño de edificios inteligentes integra dispositivos conectados al IoT, computación en la nube, realidad aumentada y otros sistemas en una plataforma que automatiza los procesos cotidianos. Si un edificio inteligente sabe que alguien suele entrar en una habitación a las 11:00, puede ajustar los sistemas de climatización para garantizar que la temperatura esté a un nivel confortable. Luego, si la persona no llega a las 11:00, puede ajustar la climatización para ahorrar energía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad